Ahuyentar PÁJAROS CARPINTEROS de ALMENDROS y TORDOS de CEREZOS

Imagina que eres un fabricante de, por ejemplo, sillas. Para fabricar cada silla tienes que cortar la madera, pulirla, barnizarla… El proceso es lento, dura todo un año y tienes que invertir en los materiales. Al cabo de un año de trabajo, consigues producir 100 sillas. Pero, justo cuando las vas a vender, y obtener un beneficio por tu trabajo e inversión, entran a tu fábrica unos ladrones que se llevan 60 de tus sillas. Y esto, sucede cada año…. ¿A que no lo permitirías? ¿A que pondrías medidas para evitar perder el 60% de tu producción?

Pues esto es lo que le sucedía a José Luis López Budia. Aunque José Luis no fabrica sillas, él cultiva cerezos y almendros.

Para conocer la historia de José Luis, tenemos que remontarnos a 2017, en concreto al invierno de 2017. Ese año, José Luis decidió invertir en una finca de unas 2 hectáreas en Cifuentes (Guadalajara) para cultivar cerezos y almendros. En Febrero de ese mismo año, comenzó a plantar los árboles.

La finca de José Luis está situada a unos 2 km del centro del pueblo, rodeada de grandes choperas. Mide unos 220 m de largo por unos 60 m de ancho y está atravesada por un riachuelo que la parte por la mitad. En un lado de la finca José Luis tiene cerezos, y en el otro combina cerezos con almendros. En total tiene unos 1.000 cerezos y unos 800 almendros.

Cada año José Luis fumiga los árboles, los poda, los riega… Hoy en día consigue una producción de aproximadamente 10.000 kilos de cerezas y unos 900 kilos de almendras.

cerezas-almendras

Sin embargo, no siempre ha tenido estos resultados. José Luis ha tenido temporadas en las que su producción se ha visto reducida un 60% por el ataque de los pájaros. En concreto, por el ataque de bandadas de tordos a sus cerezos; y de pájaros carpinteros a sus almendros.

 bandada-tordos-pajaros-carpinteros

José Luis recuerda que tuvo que hacer de detective hasta descubrir que eran pájaros carpinteros los que hacían un agujero en el almendruco y sacaban la pipa. En el pueblo le decían que serían unos ratoncitos los que se comían la almendra. Pero José Luis sabía que eso era imposible. Por cómo la picaban, por cómo cogían los racimos y la altura del almendro donde la cogían, José Luis estaba seguro que tenían que ser pájaros. Un día, cuando estaba trabajando en la finca, José Luis descubrió un pájaro carpintero escondiéndose detrás del tronco de un almendro. El misterio estaba resuelto: no eran ratones sino unos 4 ó 5 ejemplares de pájaro carpintero los que se estaban comiendo casi todas las almendras.

Una vez que José Luis tenía identificados a los ladrones que le robaban el 60% de su producción, decidió atajar el problema.

En la primavera de 2018 buscó por Internet un método para ahuyentar estas especies de pájaros y descubrió BirdGard Iberia. José Luis no conocía la empresa, ni a nadie que hubiera utilizado los ahuyentadores por sonido BirdGard. En el pueblo, algunos agricultores usaban cañones de carburo en sus viñedos, pero José Luis sabía que a la larga no dan buenos resultados.

Los ahuyentadores BirdGard le parecieron un método serio. Pero, lo que finalmente le convenció para adquirirlos, fue tener la garantía que ofrece BirdGard Iberia de poder probarlos durante 30 días y devolverlos sin coste, si no estaba satisfecho con los resultados.

bird_gard_pro_plus

En BirdGard Iberia le aconsejaron adquirir 2 unidades del modelo BirdGard Pro Plus. Una de ellas dedicada a proteger de las bandadas de tordos el lado de la finca con los cerezos. Y la otra, dedicada a proteger la zona de los almendros de los pájaros carpinteros.

“Los dos ahuyentadores son idénticos” – explica José Luis. “Lo único que cambia es el chip de sonido que trae cada uno, y los sonidos que emiten. El ahuyentador que protege los almendros tiene el Chip 11 y lo que se escucha son llamadas de auxilio de los propios pájaros carpinteros y de depredadores. Cuando los pájaros carpinteros escuchan estas llamadas creen que otros de su especie les están avisando que hay un peligro y que deben alejarse de la zona y, oye, funciona! Desde que lo tenemos, no hemos vuelto a perder producción de almendras.

En la zona de Cifuentes, el almendro comienza a florecer a mediados de Febrero. Para primeros de Mayo ya está el almendruco en leche con la cáscara verde. Es entonces cuando los pájaros carpinteros empiezan a picar el almendruco. Así que yo pongo en funcionamiento el BirdGard Pro Plus con el Chip 11 a finales de Abril y lo mantengo hasta finales de Junio o Julio. La almendra no la recojo hasta Octubre o Noviembre, pero cuando la cáscara del almendruco está ya dura, los pájaros carpinteros no me la atacan.

El ahuyentador que tenemos para proteger los cerezos funciona igual. La única diferencia es que este aparato está configurado con el Chip 61 y evita que las bandadas de tordos nos arrasen los cerezos. En la zona de Cifuentes se da mucho el tordo. Van en bandadas de 200 a 300 ejemplares y como te ataquen, en una mañana, te lo arrasan todo. A mí los tordos me solían atacar el cerezo una semana antes de la cosecha, cuando la cereza estaba ya bien madura.

El ahuyentador de tordos lo tengo puesto desde que la cereza comienza a pintar, hasta que la recojo, que suele ser a finales de Junio o principios de Julio. Tengo los cerezos en espaldera y tienen una altura de unos 1,80 m. Los altavoces del ahuyentador de BirdGard están a una altura de unos 2 m, así que el sonido sale por encima de la copa de los árboles

El ahuyentador de tordos también funciona de maravilla. En el pueblo todo el mundo sabe que los tengo. Incluso, un vecino que tiene viña me lo ha pedido, y se lo he prestado para proteger la uva de los tordos antes de la vendimia, cuando yo ya no lo necesito.

Yo, la verdad, no pensé cuando los compré que fueran a dar tan buenos resultados. Han sido un cambio radical. Los ahuyentadores no eran baratos, pero han sido una buena inversión que he rentabilizado ya el primer año. Y además, uno trabaja más a gusto podando los árboles, fumigándolos y regándolos, cuando sabe que los pájaros no te van a robar el 60% de tu cosecha” – concluye José Luis.

José Luis López Budia

Si quiere saber más sobre cómo ahuyentar pájaros carpinteros, le recomendamos el artículo «¿Cómo Ahuyentar Pájaros Carpinteros?«

En nuestro blog encontrará más referencias de clientes como el Gobierno de La Rioja, o el Grupo de Viticultura del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que utilizan los ahuyentadores de pájaros BirdGard para ahuyentar bandadas de tordos, estorninos y mirlos.